Parte de nuestra serie Crea tu propio plan financiero

Photo of a dog whose owner could afford to pay for their surgery because they had an emergency fund.

¿Por qué necesitas un fondo de emergencia? ¿De cuánto dinero?

Ninguna planificación es suficiente si ante algo imprevisto no te alcanza el dinero. En la encuesta a los trabajadores les preguntamos acerca de los cambios financieros que planean hacer debido a la pandemia de COVID-19, el 19% respondió que iban a crear (o aportar más a) una cuenta de ahorros de emergencia.1

¿Necesitas crear un fondo de emergencia? Estas preguntas pueden ayudarte a tomar esta decisión:

  • ¿Un gasto de $500 afectaría mucho tu presupuesto?
  • Si perdieras tu trabajo, ¿tendrías que retirar tus ahorros del plan 401(k) para pagar las cuentas hasta encontrar otro empleo?
  • Si tu perrito necesitara una cirugía inesperada ¿tendrías que cargar esos gastos a tu tarjeta de crédito? ¿Y si el motor de tu auto se dañara?

Si respondiste “sí” a cualquiera de las preguntas, necesitas un fondo de emergencia.

¿Cómo saber si un gasto es de emergencia?

¿Qué significa una “emergencia” para ti? Esto depende de cada persona. Puedes evaluarlo al preguntarte: ¿Este gasto es inesperado, inevitable o urgente?

  • Inesperado: Perdiste tu trabajo y necesitas pagar las cuentas.
  • Inesperado: Tu refrigerador se dañó y repararlo es más costoso que comprar uno nuevo.
  • Inesperado: Tu dentista te recomendó dos nuevas coronas (no de las que se ponen en la cabeza).

¿Qué no es urgente? Bueno, por ejemplo comprar un nuevo sofá o la membresía de un club de tenis o una nueva motocicleta. Esas no son emergencias.

¿Cuánto dinero necesito en mi fondo de emergencia?

Fíjate metas pequeñas. Empieza con una meta inicial de ahorro de $1,000. No te paralices pensando que es una cantidad muy grande; lo importante es comenzar. Luego, continúa ahorrando hasta que tengas para un mes de gastos.

Tu meta final es apartar suficiente para los gastos de seis meses. Utiliza nuestra calculadora de fondo de emergencia a continuación para estimar cuánto sería eso en tu caso. Si eres el único proveedor de tu familia o tu ingreso es impredecible, es posible que quieras ahorrar más de seis meses de gastos.

¿En dónde deberías poner el dinero?

Mantén tu fondo de emergencia en una cuenta bancaria que tenga liquidez y sea accesible, pero no demasiado accesible. Es decir, pon el dinero en una cuenta de ahorros aparte, a la cual puedas acceder por Internet, pero no desde un cajero automático (ATM, por sus siglas en inglés), así evitarás la tentación de hacer retiros. (Recuerda que, si no lo ves, no lo gastas).

Busca una cuenta de ahorros de alto rendimiento con pocos requisitos de saldo. (Aunque en la actualidad un alto rendimiento no es muy alto) Puedes comparar los ahorros bancarios y las tasas del mercado monetario por Internet.

Graphic of a thumbtack. Consejo útil: Utiliza tu fondo de emergencia versus una tarjeta de crédito o un préstamo

A menos que tengas tus tarjetas de crédito sin ningún saldo por pagar, “financiar” una emergencia con ellas puede no ser la mejor opción, ya que aumentarías tu deuda. (Incluso si no tienes ningún saldo por pagar, antes de recurrir a una tarjeta de crédito lee bien la letra pequeña).

Si tomas un préstamo, probablemente pagarás intereses y quizás hasta sanciones, lo cual es una pérdida de dinero.

Y, recuerda que, si utilizas tu fondo de emergencia, deberías empezar a reponerlo nuevamente para la próxima vez que lo necesites.

¿Cómo iniciar un fondo de emergencia?

Aquí tienes dos opciones para crear tu nuevo fondo de emergencia:

  • Haz que sea automático. Fija un depósito directo de dinero de cada cheque de pago a una cuenta de ahorros. Si apartas $25 a la semana, al pasar dos años podrías tener $2,600 ahorrados.
  • Para que crezca más rápido, transfiere dinero de un bono o una devolución de impuestos. Asimismo, si tienes un excedente de efectivo al final de un mes, agrégalo también. (Ese dinero es perfecto para este tipo de metas).

Contar con un fondo de emergencia te puede quitar un gran peso de encima en caso de algún gasto sorpresivo, que sería tan solo un inconveniente a manejar en lugar de una dificultad financiera.

Siguientes pasos

1 Encuesta de Principal a sus trabajadores, abril de 2020.

La información de esta comunicación es solamente para propósitos educativos y se provee con el entendimiento de que Principal® no está prestando consejo legal, de contabilidad ni de impuestos. Consulta con un abogado apropiado u otros asesores sobre todos los aspectos pertinentes a las obligaciones y requisitos legales, fiscales o contables.

Los productos de seguros y servicios administrativos del plan son provistos por Principal Life Insurance Company. Principal Funds, Inc. es distribuido por Principal Funds Distributor, Inc. Los valores se ofrecen a través de Principal Securities Inc., tel: 800-547-7754 (para español, oprimir el 1), miembro de la SIPC. Principal Funds Distributor, Principal Securities y Principal Life son compañías de Principal Financial Group®, Des Moines, Iowa.